Cómo limpiar bien a mi perro

1. Para empezar, y antes de mojar al animal, lo ideal es cepillarle bien todo el pelo.

2. Luego limpiaremos bien las orejas, ojos y nariz. En los oídos utilizaremos tapones, en ojos y nariz lo mejor es evitar el contacto con el champú.

3. Empapar bien el pelo y aplicar un champú que sea específico para perros, ya que tienen un pH diferente al nuestro.
El champú debe penetrar bien en el pelaje, con masajes suaves.

4. El aclarado es lo más importante de un baño. Los restos de champú (sobre todo en perros delicados o con pliegues en la piel -bulldog, carlino, shar pei…-) pueden provocar dermatitis.

5. En perros de pelo largo es bueno utilizar un acondicionador, que hará que el pelo quede más suave y suelto, facilitando los cepillados posteriores.

6. El secado es otro de los pasos importantes a la hora de bañar a tu perro.
Lo mejor es quitar la humedad con una toalla y si se puede salir a dar un buen paseo, y, si no, con el secador. Cuidado con no acercarlo demasiado a la piel pues le podría quemar
la piel.
Un mal secado puede producir los mismos problemas que si no le aclaramos bien.